Embarazo y animales: compatibles con precauciones. No abandones por desconocimiento.

Texto de la fundación FAADA (http://faada.org/noticia-609/)

Cada año se abandonan miles de animales. Una de las excusas: la toxoplasmosis. La causa real: el desconocimiento. Contrariamente a la creencia popular, la toxoplasmosis es en general una enfermedad leve, que se contagia sólo en circunstancias muy específicas, por lo que un animal puede formar parte de la vida familiar en todas las etapas de la vida, si se toman las precauciones adecuadas.

La toxoplasmosis es una enfermedad producida por un parásito protozoario (microscópico) llamado Toxoplasma gondii. Puede afectar a todos los animales de sangre caliente incluido el ser humano y es de distribución mundial.

Alrededor del 50% de la población presenta anticuerpos de la enfermedad. En la gran mayoría no produce síntomas y se considera una infección leve. Sólo en el caso de las personas inmunodeprimidas, con enfermedades de base o embarazadas puede conducir a problemas graves. En el caso de las mujeres embarazadas, la toxoplasmosis puede causar malformaciones en el feto e incluso la muerte intrauterina. Por el contrario, si una persona sufre toxoplasmosis en la infancia tendrá anticuerpos de por vida, generando una vacuna natural.

Miedo por desconocimento

El miedo a contraer esta enfermedad durante el embarazo provoca el abandono de muchísimos gatos cada año. Los refugios reciben reiteradas peticiones de particulares que, aconsejados por su médico -que les recomienda que la mujer embarazada no conviva con gatos- solicitan que se hagan cargo del animal.

Sin embargo, el ginecológo Dr. Oriol Genover que visita en un prestigioso hospital de Barcelona, explica: “La transmisión directa de gatos a personas es extremadamente difícil”, y profundiza: “Para que una persona se contagie directamente de un gato tendría que comerse directamente las heces de un gato infectado, cosa que es muy rara”.

Y es que los felinos son los únicos animales en los qué el parásito produce huevos, razón por la que se les llama huéspedes definitivos. En el resto de los animales el parásito no produce huevos y se les llama huéspedes intermediarios.

La toxoplamosis se contagia por vía oral, los ooquistes pasan al sistema digestivo a través de la boca.

– A través de las heces de un gato infectado, sólo si al limpiar la bandeja se manipulan las heces con las manos sin guantes, y después éstas se llevan a la boca.

– Consumiendo carne cruda o semicruda, verduras y frutas sin lavar correctamente.

– Bebiendo agua contaminada con toxoplasma.

– Manipulando tierra, en el jardín, huerto, etc…

La convivencia con un gato no significa ningún riesgo para sus propietarios si se da una buena alimentación, desparasitación periódica y una correcta eliminación de su materia fecal.

imageimage

Estas fotos tan bonitas nos las envia la adoptante de nuestra gatita Yanna (ahora llamada Isis). Parece que Yanna supo antes que nadie que su compañera humana estaba embarazada y desde entonces su tripa es su lugar favorito para echarse a dormir plácidamente. Su instinto le dice que algo importante y maravilloso está ocurriendo ahí dentro. Estamos seguros que el cachorro humano que está por nacer y nuestra gatita serán los mejores compañeros de juegos. La clave para una convivencia gato-embarazada saludable y satisfactoria está en la información para desterrar miedos infundados.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *