“MIS PELUDITOS”

Febrero 2014, un anuncio en Facebook pidiendo ayuda me alerta sobre la necesidad que tiene Arca Sevilla de voluntarios dispuestos a colaborar con los más necesitados: nuestros perros y gatos.

Me pongo en contacto con ellos y casi inmediatamente me contestan. Me explican que no es difícil ayudar, solo hay que tener ganas, ser valiente y dar cariño. En ese momento de mi vida, me sobraban las tres cosas…

Siempre me gustaron los animales, cualquier animal, pero no me dí realmente cuenta del vínculo que se puede llegar a tener con un perro hasta que entré en el refugio de Arca.

Lo primero, impacto; lo segundo, pena; después, alegría de saber que gracias a cada uno de nosotros y de todas aquellas personas que colaboran de una forma o de otra con Arca, nuestros peluditos viven cada día un poquito mejor.

Al principio me costaba desplazarme hasta allí para hacer mi turno, pero poco a poco se fue convirtiendo en algo NECESARIO para mi, y empecé a contagiar esa ilusión a mi hermana y algunos amigos, que hoy también son voluntarios.

Y comencé a echar de menos a mis peluditos los días de la semana que no los veía; echaba de menos la locura de Kera, George y París; la fuerza de Raya, Acan y Norte; la alegría de Ibiza, Canelo y Tella; la serenidad de Lety, Obama y Juana; las ganas de jugar de Guzman, Ramiro y Robb; los mimos de Andromeda, Canaan y mi querida Gaza…y así,con todos y cada uno de ellos.

Da igual nombre, tamaño, raza, edad…para mi todos son “Mis Perros”.

Me encanta llegar a casa sucia, arañada, despelucada, cansada… pero ante todo, contenta y satisfecha de haber colaborado en sus ratitos de felicidad. En ese rato en el que corren, se divierten, se revuelcan, juegan, te piden mimos…y lo mejor, es que yo siempre he recibido lo mismo o más de lo que yo les doy. Su cariño.

Me paro a pensar y no logro entender como existen personas que pueden hacerles daño o que pueden abandonarlos a su suerte, y a la única conclusión que llego es que, obviamente, aun no han entendido que están abandonando a su mejor amigo.

Gracias por darme esta oportunidad Arca Sevilla, gracias peluditos, por hacerme sentir cada día más feliz.

Sandra Rivas Ortega, voluntaria de ARCA Sevilla.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *