¿Por qué ser casa de adopción? Porque es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida.

Nunca he tenido animales y tampoco me gustaban mucho la verdad. Veía a los perros y gatos de amigos y, sí, muy bonitos pero no me gustaba tocarlos ni que me lamieran. Tampoco nuestro día a día permitía tener animales por estar fuera de casa desde por la mañana, pero cambió nuestra situación y teníamos un poco más de tiempo libre. Así, que mi pareja, que siempre ha querido tener un perro empezó a convencerme y no paraba de enseñarme fotos de perritos por internet.

Entrando en la web de ARCA, vi la opción de acoger a un perro sin ningún tipo de compromiso ni de gasto. Esta opción me parecía perfecta porque así podía probar lo que es tener un animal a tu cargo y si de verdad es lo que queríamos y que podíamos tenerlo, antes de tomar una decisión que te comprometiera al menos quince años de tu vida.

Nos pusimos en contacto con ellos y en una semana teníamos acogidos, no a uno, sino a dos hermanas perritas de veinte días de vida. Solo puedo decir que el primer momento de verlas nunca se me olvidará. Creo que fue ahí cuando me enamoré de los perros. Lo primero que pensé fue ¿cómo alguien podría hacerle daño a unas cosas tan pequeñas y tan bonitas? No me importaba despertarme en mitad de la noche para darle el biberón, ni estar todo el día mirándolas a ver qué hacían y con la pena de saber que un día se las llevarían para una casa de adopción (y esto lo pensaba solo unas horas después de conocerlas). Teníamos que recordar continuamente que estábamos haciendo algo muy bueno por ellas, dándoles nuestro cariño y la seguridad de un hogar hasta que le encontraran una casa para que no nos diera penilla su partida.

Al final pasó lo inevitable, adoptamos a una de ella, Gala le pusimos, y la hermana fue adoptada por otra familia. A día de hoy nos acordamos muchísimo de la hermana, Sira, y ojalá nos la hubiéramos quedado también, pero debíamos ser responsables y teníamos que empezar con un perro para poder cuidarlo en condiciones.

Cuatro meses después, aunque hay que dedicarle mucho tiempo a Gala, no podría imaginarme mi vida sin ella. Ahora, veo a otros perros por la calle y los miro de otra manera. Estamos conociendo a mucha gente en parques, por la calle, a nuestros propios vecinos que se han enamorado también de ella y además nos saca de nuestra vida sedentaria y estamos muchos más activos ahora.

En cuanto crezca un poco más, estamos deseando volver a acoger a nuevos cachorros para poder ayudar a tantos que están desamparados y poder darles una segunda oportunidad.

Mi consejo si me lo permitís, todos los que podáis, haceros casa de acogida, ganaréis en todos los sentidos y estaréis salvando vidas, ¿hay algo más gratificante que eso?

Emilio Cuerva, adoptante de Gala

 

1 comentario
  1. Isabel
    Isabel Dice:

    Ayer celebramos en el Alamillo el Dia del Perro junto con otras protectoras de Sevilla. Fue un dia de convivencia muy bonito y una oportunidad para volver a ver a muchos de nuestros pequeños adoptados.
    Cada año son màs las personas que se acercan a compartir este dia y colaborar con nosotros.
    A todos muchas gracias¡

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *