Guada se llevó meses y meses abandonada y sobreviviendo como podía en un pueblo de Sevilla con una cadena al cuello. No se dejaba coger, el miedo que tenía a cualquier ser humano era superior a su hambre. Así pasaron las semanas y los meses, calor en verano, fio y lluvia en invierno. Por fin un día se rindió, y dejó por fin que le demostraran que no todas las personas eran iguales. Ahora en una casa de acogida aprende a confiar poco a poco. Ha descubierto lo que es tener comida cada día y una cama calentita donde dormir. Para ella buscamos una familia que la adopte, especial como lo es ella, que tenga paciencia y le de la seguridad y el cuidado que nunca tuvo. Su mirada lo dice todo, no habrá perra más fiel que ella. Guada sigue siendo muy tímida con las personas, pero con los perros se lleva muy bien, machos o hembras, chicos o grandes se lleva bien con todos. Le vendría bien una familia donde hubiera otro/s perro/s para integrarse más fácilmente en la manada.

Información básica
  • Sexo: hembra
  • Edad: 2015
  • Tamaño: pequeña/mediana