Lizzy es nuestra fiesta diaria, una peludita llena de vida, alegría y ansias de cariño. No puede vivir sin sentirse querida, y bien que nos lo hace saber dándonos llamadas de atención para que no paremos de acariciarla.

Lizzy fue rescatada de la perrera de Sevilla con tan sólo cuatro meses, el estado en que la sacamos nos hizo una rápida idea de cual podía haber sido su vida hasta llegar a aquel lugar. Tanto es así que Lizzy debido a la mal nutrición que tuvo en su “anterior vida” no ha desarrollado adecuadamente sus patitas traseras, quedando arqueadas como un futbolista y andares propios de ello. Pero nada que con nosotros no pudiera recuperar, a base de una buena alimentación y tratamiento para ello, Lizzy podrá recuperar un desarrollo normal. Y desde entonces Lizzy está con nosotros, años… en los cuales jamás ha conocido un hogar. Se ha vuelto invisible para el mundo.

Sabemos que algún lugar está su oportunidad de ser la niña mimada y tener una vida llena de paseos, juegos y siestas!

Información básica
  • Sexo: hembra
  • Edad: mayo 2015
  • Tamaño: mediana