Un pedacito de mi siempre estará con Arca Sevilla

Ser voluntaria de Arca Sevilla y en el rescate de animales de mi ciudad en general, ha sido una de las mejores decisiones que he podido tomar en mi vida.
Todo empezó allá por el 2010 cuando vi una de las difusiones tan ´´molestas´´ para algunos, pero tan necesarias para otros, mas que nada por que salvan vidas…
Desde el Facebook de Arca Sevilla se necesitaba ayuda para un rescate, no ponía ni explicaba nada más, pero no hizo falta ya habían captado mi atención e inmediatamente escribí al correo que facilitaban. No tardaron en responderme y me explicaron que era una mamá con sus cachorros y que a las cinco quedábamos en un punto de Sevilla. Sin conocer a nadie, me embarqué en esta aventura perruna, llegamos a un olivar, donde a lo lejos se veía una mamá con sus bebés que no se dejaban acercar. Fueron dos días intensos de rescate ya que la pobre Oliva, que así la llamamos, tenia pánico a los humanos, pero al fin supo ver que solo queríamos mejorar su vida y se dejo coger ¡Que alegría!
La mamá iba para la residencia, pero los bebés no podían estar en la resi ya que pueden enfermar al no estar vacunados, por eso, sin comerlo ni beberlo y sin avisar en casa, (¿para que? el No de mis padres ya lo tenía, pero el SI que yo había decidido, me valía más que todo lo demás, que me echen de casa si hace falta xD) me planté en casa con dos cachorros de pocas semanas, metiditos en una caja y que apenas se movían: Mis padres alucinaban, broncas a miles conmigo, pero supieron ver que yo estaba segura y que era responsabilidad mía al 100%. Leya y Ory, crecieron y fueron adoptados muy felizmente, la pena y el vacio que me dejaron se llenó pronto con Betty y Vilma y luego Merengue y Micky… y así sucesivamente los 4 años que llevo ya siendo casa de acogida.
Las difusiones no tardaron en reclamar mi atención: de cada cachorro que tenía en casa, le hacía fotos y contaba su historia y eran muchas las peticiones que llegaban. En un mes o dos tenían adopción, y que guay es cerrar una adopción! que ilusión y que bonito ver a esa feliz y emocionada familia abrir las puertas de su hogar a un ser que lo necesita.
Cuando te metes un poco más, vas viendo toda la ayuda que se necesita: donaciones, acogidas, adopciones, difusión, y mano de obra… muchas manos…. Me meto para hacer los turnos en la residencia y que gozada, acabas reventada, pero el corazón no te cabe en el pecho, los ladridos, arañazos y la mierda que se te incrusta en la ropa a cada jaula que sacas a pasear, no es nada comparado con la felicidad que da ver a todos esos peludos siendo felices en libertad estos pocos minutos al día, que es decir poco, pero sin mi o sin mis compañeros, no podrían gozar ni de eso… Ahora mismo por una lesión en la rodilla no puedo ejercer, pero no hay Jueves que no me acuerde de mi cuadrilla y piense en lo fantástico que sería poder hacer los turnos de nuevo.
Dando un vistazo a todo este tiempo, es imposible negar que hay momento duros, momentos que dices, yo lo dejo, es mucho y no puedo… Pero también es imposible negar, que lo bueno supera a lo malo y que tras cada rescate hay mucho trabajado, pero también hay mucha ilusión y esperanza, cuando esa vida que tu has ayudado a salvar, que has dado de comer o calor en una fría noche de invierno, sale adoptado y es feliz, todo lo demás se olvida y solo piensas… ¿Donde está el siguiente perro al que puedo ayudar?
Depende del momento de la vida de una, se podrá estar más o menos activa, pero jamás dejarás de ser parte de esta maravillosa familia que llamamos Arca Sevilla.
Por esto y por mucho más, te animo de corazón: hazte voluntario, miles de animales te necesitan. Cada vez somos más y no podrás cambiar la vida de todos los animales del mundo, pero si le podrás cambiar el mundo a ese animal, grano a grano se hacen montañas, así que ¡ánimo! ¡Tú si que vales!
Patricia, voluntaria de ARCA Sevilla y freelance
2 comentarios
  1. Lourdes
    Lourdes Dice:

    hola,yo tengo trece años y me gustaria hacerme voluntaria de Arca Sevilla y si se pudiese, ir a ayudar y a pasar tiempo con los animales.

    Responder
    • Victoria
      Victoria Dice:

      Hola Lourdes, lamentamos decirte que los menores de edad no pueden ser voluntarios en nuestro refugio. Pero te animamos a escribir en nuestro blog para animar a otras personas a adoptar animales, ¿te apetece? Gracias por el ofrecimiento 🙂

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *