Tíbet es un cocker que cumplió un año el 4 de diciembre.
Llegó a esta familia con tan sólo 2 meses, y aunque al principio parecía un cachorro «normal», con el tiempo ha sido cada vez más complicada la convivencia con él. No se deja pasear, pega tirones, ladra y está muy reactivo.
Se ha llevado a adiestradores y etólogo. La última evaluación ha sido contundente: necesita una familia sin niños, en un entorno tranquilo que le ofrezca salidas de calidad (casa de campo o paseos largos), y que no se le trate como a «una personita».
Lleva al día todas las vacunas, tiene microchip y no está esterilizado, con sus miedos e inseguridades tanto la etóloga como el veterinario lo han desaconsejado ya que podría empeorar la situación.
No se lleva bien con perros, gatos, personas. Con los miembros de la familia y siempre que no tenga que proteger recursos es juguetón y zalamero.
Se trata de un caso gestionado por un PARTICULAR, si estás interesado/a en adoptar, escríbenos a [email protected] para que te pongamos en contacto con la persona.
Información básica
  • Sexo: macho
  • Edad: 1 año
  • Tamaño: mediano