Gaia fue el regalo de una familia para su hijo pero se cansaron de ella porque “no jugaba con el niño” y la dejaron en la calle. Una chica la alimentaba y Gaia se acercaba todos los días a ella para que le diera de comer y cariño

Es una gata ronroneadora a tope, sólo quiere que la acaricies y estar cerca de ti, no puede entrar en la residencia, ella está acostumbrada a estar en una casa y sólo eso se merece.

¡Dale su oportunidad y conviértete en su familia humana!

Información básica
  • Sexo: hembra
  • Edad:01/07/2019 (ya castrada)
  • Tamaño: