A Ginger lo abandonaron en el centro de Sevilla. Allí estuvo dos semanas intentando sobrevivir al abandono, al ataque de otros gatos que lo hirieron, al hambre y a la necesidad de cariño. Para una persona no pasó desapercibido y decidió ayudarle. Así fue como llegó a nosotros.

Ginger es un gato muy cariñoso y sociable con personas, niños y otros gatos (a pesar de haberle zurrado bien en la calle). Le gusta jugar y dormir largas siestas en compañía.
Ginger no ha tenido una vida fácil, pues muestra que en «lo que fue su casa» no fue tratado bien. Aún se le nota la expresión de tristeza de haberlo pasado muy mal con el abandono. Se merece encontrar a su familia definitiva donde no vuelvan a fallarle, porque es un gato 10.
Negativo a enfermedades.
Información básica
  • Sexo: macho
  • Edad: julio 2020