Julio apareció un día de julio (de ahí su nombre) en una calle de un pueblo de Sevilla. Los vecinos le pusieron agua, lo estuvieron reteniendo y le curaron la herida de la pata trasera, contactaron con Arca y, viendo su estado, empezó a formar parte de esta protectora. Tras su visita al veterinario se vio que tenía una fractura en el tarso, está en tratamiento.
Es un perro buenísimo, hace sus necesidades en el patio, ya que por el reposo no puede salir a la calle, le encanta que lo mojes con la goma, es callado, no ladra mucho y aguanta perfectamente el estar solito. Apenas tiene dientes, por lo que come regular.
Información básica
  • Sexo: macho
  • Edad:
  • Tamaño: pequeño