Lope proviene también del desalojo de perros hacinados en una casa por “un síndrome de Noe”. Llegó al refugio con mucho miedo, sin haber tenido contacto con personas (salvo la persona que viviía en la casa), y nunca había salido a la calle. A pesar de ello, está evolucionando muy bien, y coge confianza con los voluntarios poco a poco. Todavía queda camino para ser el perro cariñoso y confiado que estamos seguros va a ser. Es solo tímido y miedoso, en ningún momento se muestra ni agresivo ni desafiante. Necesita una familia comprensiva y paciente, pronto será un perro estupendo. Con otros perros se muestra muy sociable, no tiene ningún problema.

Información básica
  • Sexo: Macho
  • Edad: Aprox. diciembre 2018
  • Tamaño: pequeño/mediano