Montana nació en el patio de un instituto, en casa del bedel le ponían comida y agua y jugaba con el perro, pero no quería contacto humano. Una chica se propuso ayudarla, así que tras testarla y castrarla llegó a nosotros.
En su casa de acogida, donde tienen muchísima paciencia, han conseguido que no huya de las personas y ya se deja acariciar.
Convive con perros y gatos.

Negativa en enfermedades.

Información básica
  • Sexo: hembra
  • Edad: mayo 2020