Sal junto con su hermana Pimienta y otra hermanita las abandonaron en una colonia de cachorras. La gente ve gatos y piensa que dejar gatos allí es una buena idea cuando en realidad los está condenando. Una mujer sabiendo esto las cogió a las tres. La tercera hermana era blanquita y le encontraron rápido una familia, estas dos por ser negras ahí se quedaron. Se han hecho mayores en un trastero, con apenas luz, y ahora después de vacunarse y castrarse han podido entrar en gatera. Ojalá con nosotros tengan más suerte.

Información básica
  • Sexo: hembra
  • Edad: junio 2020