Tan pequeño y y vivía en la calle, pobre Tay… Pero una señora lo recogió, lo adoptó, castró y vacunó. Se lo llevó a su casa pero Tay es demasiado gamberrete para una señora mayor, le tomaba el pelo continuamente y salía a hacer sus rondas callejeras en busca de amigos felinos. Así no estaba bien, podía contraer enfermedades, y fue cuando entró en Arca.

Negativo a enfermedades.

Información básica
  • Sexo: macho
  • Edad: noviembre 2020